¡Una serpiente!

¡Una serpiente!

¡Una manualidad que recomiendo a los más peques! Muy fácil y al alcance de niños de 3, 4 y 5 años: una serpiente con un palo de helado. Con muy pocos materiales podemos darle rienda suelta a la creatividad de los peques, para que experimenten, se esfuercen y jueguen. 

Materiales:

  • Palo de helado
  • Pintura acrílica
  • Ojos de plástico
  • Hoja de papel

Paso a paso:

  1. Cogemos el palo de helado y lo pintamos. Como siempre, os animo a buscar combinaciones de color y nuevas formas de hacer. Lo mismo, se puede hacer de muchas maneras. 😉
  2. Mientras se seca la pintura, recortamos una lengua de serpiente con un trocito pequeño de la hoja de papel (preferentemente una hoja roja, pero sino tenemos una de este color, la pintamos con ceras o lápices… lo que tengamos a mano).
  3. Cuando se haya secado la base de color del palo de helado, pintamos encima los detalles de la serpiente. Podemos inventarnos un patrón o copiar el patrón de la imagen. En este caso he hecho triángulos con una punta redondeada, a lo largo de todo el palo del helado.
    –> Nota: Para los niños de 3 años, es un reto gigantesco el hacer un patrón al lo largo del palo del helado, para que no se frustren, les mostraría primero una patrón más sencillo hecho con líneas horizontales, por ejemplo.
  4. Esperamos a que se seque todo.
  5. Cogemos la cola blanca o el pegamento y pegamos la lengua debajo del palo del helado y los dos ojos de plástico. 

Realizar este tipo de manualidades con los más peques tiene múltiples beneficios para el desarrollo del propio niño o niña; ya que, por ejemplo, es una muy buena forma de trabajar la persistencia y el esfuerzo. En el caso de la manualidad aquí explicada, a edades muy tempranas, realizar un patrón supone un esfuerzo y a veces, pueden cansarse o aburrirse (según el niño) antes de acabar ese patrón. Si nos pasa eso, es un buen momento para animarle y para intentar que vea que su esfuerzo tendrá su bonita recompensa; en forma de serpiente. 😉 

Publicidad: